Monday, June 12, 2006

PROGRAMA DEL VIAJE APOSTOLICO DEL SANTO PADRE A VALENCIA

lunes, 12 de junio de 2006

CIUDAD DEL VATICANO, 12 JUN 2006 (VIS).-Hoy se hizo público el programa oficial del viaje apostólico de Benedicto XVI a Valencia (España), con ocasión del V Encuentro Mundial de las Familias, que se celebrará el 8 y 9 de julio.

El Papa partirá el sábado 8 a las 9,30 del aeropuerto romano de Fiumicino y tras dos horas de vuelo aterrizará en el aeropuerto valenciano de Manises. Después de la ceremonia de bienvenida visitará la catedral de Valencia y la basílica de la Virgen de los Desamparados. Tras rezar el Angelus en la Plaza de la Virgen dirigirá unas palabras. Posteriormente se trasladará caminando al Palacio Arzobispal de Valencia para el almuerzo.

A las 17,15, el Santo Padre realizará una visita de cortesía a los Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, en el Palacio de la Generalitat de Valencia. A continuación, regresará al palacio arzobispal para encontrarse con el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

A las 20,30, Benedicto XVI se trasladará en papamóvil a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, donde a las 21,00 está previsto el encuentro festivo y testimonial para la conclusión del V Encuentro Mundial de las Familias. En esta ocasión, el Papa pronunciará un discurso. Concluido el encuentro, el Santo Padre regresará al palacio arzobispal para pasar la noche.

El domingo 9 a las 9,30, presidirá una concelebración eucarística en la Ciudad de las Artes y las Ciencias y al final rezará el Angelus. A las 12,30 se dirigirá en automóvil al aeropuerto de Manises, donde tras la ceremonia de despedida tomará el avión de regreso a Roma. Su llegada al aeropuerto de Ciampino está prevista a las 15,30.

VIS 060612 (290)

2 comments:

frid said...

Traigo esta carta recibida:
"Quién paga el viaje del Papa a Valencia?”

Hace unos días leía en una carta las preguntas que lanzaba su autora: ”¿Quién paga el viaje del Papa a Valencia?” “¿Por qué los políticos tiran el dinero por la ventana si está faltando para solucionar los problemas sobre los salarios, del derecho a una vivienda digna y en los ámbitos de educación, sanidad, pensiones o inmigración?”- seguía preguntando-. Dado que las preguntas no son inocentes y pretenden dejar mal al Papa y a los organizadores del viaje, me siento en la obligación de responder. El viaje lo pagamos muchos miles de gente que aún creemos en la familia y esperamos del Papa la ayuda y los ánimos que nos niegan nuestros políticos. Lo pago yo que haré 1200 km en coche: en verano necesito el aire acondicionado con el consiguiente aumento de consumo de combustible, y calculo un consumo de 120 litros a más de euro litro; de estos, el 70 % pasa a impuestos directos (quiero decir que con mi viaje pago al Estado más de 80 euros directamente). Por asistir y como donativo, he dado 37 euros; cuenten…; eso directos. Estaré tres días en Valencia, que no dormiré al raso ni viviré del aire.

Seamos serios. El viaje lo pagamos, directa y/o indirectamente, los católicos que asistimos; no obstante, aunque no fuera así, un país debería estar orgulloso de poder organizar unas Jornadas como éstas. Pero ya se sabe, siempre hay algún aguafiestas y muchas laicistas a los que este evento los revienta.

Jesús Domingo Martínez

j.m. said...

“Homo familiaris”

En la última encuesta realizada entre los jóvenes españoles mostraron, por amplia mayoría, por goleada se podría decir en términos futbolísticos, que la familia era el valor que más apreciaban. Y es que de hombre se han hecho muchas definiciones desde “Animal bípedo implume” de Aristóteles al “Homo sapiens” actual, aunque la que cuadra mejor a la realidad humana es la de “Animal racional”.

Ante las expectativas y alguna controversia que ha generado el V Encuentro Mundial de las Familias (EMF), que tendrá lugar en Valencia la próxima semana y que clausurará el Papa, Benedicto XVI, pienso que, teniendo en cuenta el aprecio de nuestros jóvenes y estas expectativas, la mejor definición de hombre sería “Homo familiaris”. Seamos consecuentes y valoremos, empezando por nuestros políticos, en su justa medida ésta institución natural.

j.m.