Sunday, November 30, 2008

“Youtube: Randy Pausch, la última lección”

En siena.

Comentario de mariano Martín castagneto / www.conoze.com /

domingo 16 de noviembre de 2008

«No sé cómo no divertirme. Me estoy muriendo y me voy a seguir divirtiendo hasta el último día». Con esta frase memorable en medio de un discurso más recordado aún, Pausch dio su última lección en la Universidad Carnegie Mellon, de Estados Unidos, el 18 de septiembre de 2007. Murió poco después, un 25 de julio de 2008, con 48 años. Es costumbre en muchos claustros académicos que todos sus profesores cumplan con una tradición académica que se llama precisamente «La última lección», en la que hablan de un tema a elección. En este caso, fue la de la importancia de los sueños infantiles y cómo lograr conseguirlos. Randy tuvo seis y explicó como los consiguió a todos, en mayor o menor medida.

Este profesor, que no era escritor y que sólo escribió un libro en colaboración con un periodista, era experto en la llamada «realidad virtual». Enseñaba programación en la Universidad y tenía tres hijos. Un año antes de su exitosa y aclamada conferencia le habían diagnosticado un cáncer tremendo en el páncreas. Se sometió a durísimos tratamientos, que no dieron resultado y al poco tiempo la enfermedad se había adueñado de prácticamente todo su cuerpo. Le dieron entonces entre tres y seis meses de vida.

Cuando toda la audiencia pensaba que dedicaría la charla a su enfermedad y cómo superarla, este hombre lleno de optimismo y sentido común, por sobre todas las cosas, comenzó explicando con unas radiografías como el cáncer había hecho estragos en su cuerpo. Luego dijo: «Es lo que es y no podemos cambiarlo». Y empezó con la disertación.

Lejos de ser un hombre resignado frente a las dificultades y convencido de que «la experiencia es lo que logras cuando no consigues lo que quieres», en su última lección habló de la importancia de los sueños, de no perder la capacidad de maravillarse, de ayudar a los demás, trabajar con tenacidad y esfuerzo y ser siempre agradecido.

Prestigioso profesional, su video en You Tube ya tuvo al día de hoy mas de siete millones de visitas. Poco antes de su muerte, publicó el libro «La última lección», donde se resume la conferencia que brindó en la Universidad, junto con algunas notas al margen acerca de la vida del profesor.

Recomendamos de Randy Pausch

La última lección: Libro en el que se expone lo mejor de su última conferencia en la Universidad.




Randy Pausch: La última lección. Video de You Tube en español



Randy Pausch. Last Lecture.



Carnegie Mellon Professor Randy Pausch (Oct. 23, 1960 - July 25, 2008) gave his last lecture at the university Sept. 18, 2007, before a packed McConomy Auditorium. In his moving presentation, "Really Achieving Your Childhood Dreams," Pausch talked about his lessons learned and gave advice to students on how to achieve their own career and personal goals. For more, visit www.cmu.edu/randyslecture.

Thursday, November 27, 2008

Vicente González: Un filósofo convertido leyendo a Santa Teresa


Autor: Mónica Vázquez, "La Razón"


En Catholic.net

Buscaba el placer en el estudio y el sexo hasta que leyó a Santa Teresa de Ávila. Un catedrático emérito se convierte al leer la biografía de la mística.


Buscaba el placer en el estudio y el sexo hasta que leyó a Santa Teresa de Ávila. Un catedrático emérito se convierte al leer la biografía de la mística.

Vicente González Pérez, catedrático emérito, enseñaba filosofía y psicología en Guernica, Vizcaya mientras estaba inmerso en el intelectualismo y en una vida sin frenos morales. Alejado de Dios, iba a misa sólo por acompañar a su esposa. «Tenía una buena formación religiosa pero perdí mi fe en la universidad», explica refiriéndose a sus estudios de Pedagogía, Psicología y Filosofía en la Complutense.

«El ambiente, salir, las fiestas... Yo perdí la moral y al perder la moral se pierde la fe. Siempre es así, primero te dejas llevar, como yo a los 23 años, de mis apetitos, de mis instintos y entonces, como no puedes controlarlos, pierdes la fe. Cuando ya has perdido la moral y vives libertinamente, dejándote llevar de todas tus pasiones, entonces ya no te interesa que Dios exista para que no te reproche nada; entonces caes en el agnosticismo o en el ateísmo. Porque cuando no se es capaz de vivir como se piensa, como se cree, se termina justificando como vives. Eso es lo que me pasó a mí», confiesa el ex catedrático.

Vicente González aprobó las oposiciones de Filosofía a la primera y fue destinado al País Vasco como docente. A pesar de que ya estaba casado y tenía dos hijos, no se resistía a vivir las fiestas sexuales en «las noches en París» con su esposa.

Dios me esperaba a mis 40

«En el País Vasco me esperaba Dios a mis 40 años. Allí comenzó mi conversión. Seguí preparando la cátedra de Filosofía. Un día, estaba con un libro del filósofo francés que tanto me encanta, Henry Bergson, y leo esta frase: vosotros los españoles tenéis en la mística la más alta filosofía, vuestros grandes místicos Teresa de Jesús y Juan de la Cruz han conseguido de un salto lo que nosotros los filósofos no somos capaces de conseguir ».

«Me quedé helado, abrí de par en par los ojos. ¿Pero cómo es posible!

¿Es que los filósofos y los místicos buscan lo mismo? Yo, que tenía una gran admiración por Henry Bergson, me sorprendió saber que él admiraba a los místicos. Entonces me fui derecho a Teresa de Jesús y empecé a leer su autobiografía. Me pasó algo similar a los que le pasó a Edith Stein, discípula de Husserl», (la intelectual judía que se convirtió al catolicismo leyendo la vida de Santa Teresa de Jesús), explica González. «La empecé a leer y leer. Lloraba y lloraba y cuando llegué al capítulo noveno, al capítulo de la conversión, pues me pasó algo similar a lo que le pasó a Santa Teresa: veía que ahí estaba el camino de la verdad.

Seguí leyendo y comprobando la cantidad de experiencias a lo largo de su encuentro con Dios y te va retando constantemente como verá quien lo hubiere probado, como verá quien lo hubiere probado , o sea que ella te dice y si no me crees, practícalo, experiméntalo . Aquella lectura me hizo un inmenso bien.

Entonces comenzó un camino de desprendimiento y dejé la afanosa búsqueda del placer». «Nos podemos encontrar con Dios en el camino estrecho», asevera.

Y concluye: «Arcta est via quae ducit ad vitam (estrecha es la vía que conduce a la vida)».

Sunday, November 23, 2008

"Primeros cristianos", dos años en Internet


PAMPLONA, viernes 21 de noviembre de 2008 (ZENIT.org).- Haciendo eco a Benedicto XVI, que durante estos dos últimos años está tratando en sus catequesis de los miércoles las figuras de los primeros cristianos --actualmente de San Pablo-- , surgió hace dos años el portal www.primeroscristianos.com.


"La iniciativa, lanzada por un grupo de estudiantes de la Universidad de Navarra, busca informar sobre los primeros seguidores de Jesús", explican los universitarios en un comunicado.

Quiénes eran los primeros cristianos, cómo vivían, las persecuciones, los Padres de la Iglesia, las catacumbas y las actas de los mártires son algunos de los apartados de este nuevo espacio web.

Además, la página ofrece listados de libros y películas relacionados con el cristianismo primitivo, así como archivos sonoros de las actas de los mártires o la situación del cristianismo en los cuatro primeros siglos. A través de la página es posible suscribirse al boletín mensual de novedades.

"La iniciativa de estos universitarios pretende dar a conocer la vida de aquellos cristianos de los primeros años, que supieron ser coherentes, y acercar al hombre de hoy su ejemplo y la fuerza de su vida", concluyen los promotores de la página web.

Stojan Adasevic, pro-vida después de 48.000 abortos


Lo dejó después de soñar con Tomás de Aquino


Stojan Adasevic es actualmente el principal líder pro-vida de Serbia, pero durante 26 años fue el ginecólogo abortista más prestigioso de la Belgrado comunista. Calcula que realizó al menos 48.000 abortos. Llegó a practicar 35 abortos en un sólo día. Los libros de medicina del régimen comunista decían que abortar era, simplemente, extirpar un trozo de tejido. Los ultrasonidos que permitían ver al feto llegaron en los años 80, pero no cambiaron su opinión

(Pablo J. Ginés/La Razón) Sin embargo, empezó a tener pesadillas. Soñaba con un hermoso campo, lleno de niños y jóvenes que jugaban y reían, de cuatro a 24 años, pero que huían aterrrados de él. Un hombre vestido con un hábito blanco y negro lo miraba intensamente, en silencio. El sueño se repetía cada noche y despertaba con sudores fríos. Una noche preguntó al hombre de negro y blanco por su nombre. "Me llamo Tomás de Aquino", respondió el hombre del sueño. Adasevic, formado en la escuela comunista, nunca había oído hablar del genial santo dominico, no reconoció el nombre. "¿Por qué no me preguntas quiénes son estos niños? Son los que mataste con tus abortos", le dijo Tomás.

Adasevic despertó, impresionado, y decidió no practicar más intervenciones. Pero ese mismo día vino a su hospital un primo con su novia, embarazada de cuatro meses, para hacerse su noveno aborto, algo bastante frecuente en los países del bloque soviético. El doctor accedió. En vez de sacar el feto miembro a miembro, decidió machacarlo y sacarlo como una masa. Sin embargo, el corazón del bebé salió aún latiendo. Adasevic se dio cuenta entonces de que había matado a un ser humano. Informó al hospital de que no haría más abortos. Nunca en la Yugoslavia comunista un médico se había negado. Redujeron su salario a la mitad, echaron a su hija del trabajo, no dejaron entrar a su hijo en la universidad. ¿Acaso el estado socialista no había pagado sus estudios para servir al pueblo? ¿No estaba saboteando al Estado?

Después de dos años de "mobbing" estatal, estaba a punto de rendirse, pero volvió a soñar con Tomás. "Eres mi buen amigo, persevera", dijo el hombre de blanco y negro. Adasevic se comprometió con los grupos pro-vida. Dos veces consiguió que la televisión yugoslava emitiera la película de ultrasonidos "El grito silencioso", de otro famoso ex-abortista, el doctor Bernard Nathanson. A principios de los años 90, el movimiento pro-vida consiguió incluso que el Parlamento aprobase un decreto de protección del no nacido, pero el presidente Milosevic lo bloqueó al negarse a firmarlo. Luego, Milosevic llevó a la guerra civil a los mismos yugoslavos que habían abortado a sus hijos por miles. Hoy el doctor Adasevic ha publicado su testimonio en revistas y diarios de Europa del Este, como revista rusa "Liubitie Drug Druga". Ha vuelto al cristianismo ortodoxo de su infancia y también ha aprendido cosas sobre Tomás de Aquino.

¿Cómo es que un santo católico se le manifestó a él, que ni lo conocía? "Tomás, influido por Aristóteles, escribió que la vida humana empezaba 40 días después de la fertilización", escribe Adasevic en "Liubitie Drug Druga". El doctor sugiere que quizá el santo buscaba compensar ese error. Adasevic, "el Nathanson serbio", prosigue hoy su lucha por la vida de los más pequeños.

Tuesday, November 18, 2008

Ejemplos a imitar: Los hermanos Kevin, Nick y Joe.

19.11.2008.

Otro modelo juvenil: Los hermanos Kevin, Nick y Joe.


Por: Redacción

Proclaman la virginidad y la pureza: Jonas Brothers, nuevo fenómeno musical para adolescentes.

0 comentarios


Proclaman la virginidad y la pureza: Jonas Brothers, nuevo fenómeno musical para adolescentes

Boletín Sinsida

Los hermanos Kevin, Nick y Joe son número uno en Estados Unidos y arrasan también en España, donde presentaron su último trabajo 'A little bit longer'

 

Son el nuevo fenómeno musical entre adolescentes de todo el mundo y la banda juvenil número uno en Estados Unidos. Rockeros, cristianos y vírgenes, los Jonas Brothers pasaron recientemente por España para recoger el disco de oro por su último trabajo, A Little Bit Longer.

A pesar de enloquecer con su música a sus miles y miles de fans, el trío formado por los hermanos Kevin (19 años), Nick (16) y Joe Jonas (15) son un grupo de lo más atípico en el mundo del pop/rock: lucen anillos de pureza en sus dedos, símbolo de que mantendrán la virginidad hasta el matrimonio.

Antítesis de la rebeldía que caracteriza a los grupos de rock, empezaron cantando en iglesias, viajan siempre en las giras acompañados por su familia, y en sus canciones de pop cristiano lanzan mensajes que tienen que ver con los valores.


Así se fabricaron


'Los hermanos Jonas' son originarios de Wyckoff, New Jersey (EE.UU.), y comenzaron su carrera hacia el éxito en 2005, cuando cerraron un contrato con Columbia Records. En sus inicios se hicieron llamar 'Sons of Jonas' (hijos de Jonas), pero después de varias propuestas acabaron con el nombre actual.

En agosto de 1986 lanzaron su primer álbum, It's About Time, además de grabar el tema para una serie de Disney Chamnel, American Dragon: Jake Long. En diciembre de ese mismo año firmaron con Hollywood Records, propiedad de Disney.

En la primavera de 2007, Disney Channel emitió una serie de documentales, Jonas Brothers: Living the Dream; y en agosto llegó el bombazo: hicieron un cameo en Hanna Montana y sacaron su segundo álbum, Jonas Brothers, que vendió 1,4 millones de copias.

En enero de 2008 empezaron el Look Me in The Eyes Tour, que se prolongará hasta 2009, con 140 actuaciones, y se convertirá en una película. Además, este verano estrenaron el telefilme de Disney Channel Camp Rock, y lanzaron su último éxito discográfico, el álbum A Little Bit Longer, que ya ha vendido un millón de copias.


Histeria juvenil en Madrid

A su paso por Madrid, donde Kevin, Nick y Joe tuvieron un doble encuentro con sus fans, los Jonas Brothers provocaron una buena dosis de histeria colectiva entre niñas y adolescentes. Primero, durante la presentación de A Little Bit Longer, y, después, cuando recogieron el disco de oro por su último trabajo y firmaron miles de autógrafos.

Durante la entrevista que les hicieron doce fans que habían ganado un concurso previamente, el trío de Jonas Brothers explicó que lo que más les muevees "tocar la música que les gusta". También comentaron que su sueño "es hacer una gira mundial y poder volver a España a tocar para vosotros".

Carta a los Reyes Magos. A mis queridos niños.

19.11.2008.

A mis queridos niños


Los cachorros son preciosos y a todo el mundo le llaman la atención, pero crecen, ladran, tienen necesidades...

Por: Lupus Signatus

Llegan las vacaciones de Navidad y los niños se apresuran a escribir la carta a SS. MM. los Reyes Magos de Oriente. Como todos los años pedirán juguetes, PSP's, DS y otra serie de juegos de moda, pero también pedirán algo que no es un juguete aunque sirve para jugar, algo tiene vida por si mismo, algo que tiene sentimientos y necesidades. Me refiero a las mascotas. Por este motivo hoy me quiero dirigir a los niños, ya que los mayores todavía no hemos aprendido la lección.

0 comentarios


Llegan las vacaciones de Navidad y los niños se apresuran a escribir la carta a SS. MM. los Reyes Magos de Oriente.  Como todos los años pedirán juguetes, PSP's, DS y otra serie de juegos de moda, pero también pedirán algo que no es un juguete aunque sirve para jugar, algo tiene vida por si mismo, algo que tiene sentimientos y necesidades.  Me refiero a las mascotas.  Por este motivo hoy me quiero dirigir a los niños, ya que los mayores todavía no hemos aprendido la lección.

Queridos niños, esto que os voy a contar me lo contó una vez un perro, ese que normalmente ha sido siempre calificado como "el mejor amigo del hombre", y que lo cierto es que normalmente el hombre no cumple a la inversa.

Hace aproximadamente 20 años, fui a realizar un curso en Madrid sobre adiestramiento canino en la detección del tabaco de contrabando.  Allí tuve la suerte de conocer a un perro llamado Jack y que me contó su historia hasta el momento que coincidió con migo cuando apenas tenía un año de edad.

Jack, me contó que llegó a una casa de Madrid como regalo de Reyes para unos niños que tenían la ilusión de tener un Pastor Alemán, los Reyes con toda la buena voluntad que les caracteriza, se lo entregaron la madrugada del día 6 de enero de ese año.

Al principio, todo iba medianamente bien, llegó a esa casa cuando apenas tenía 7 semanas de vida y estaba recién destetado.  Era un cachorro pequeño que parecía un peluche, pero con vida.  Al poco de llegar empezaron las incomodidades, lógicamente, una animal necesita comer, beber, pasear, hacer sus necesidades… y aquí suelen empezar siempre las dificultades.

Un perro con siete semanas no es capaz por si mismo de conseguir su alimento, hay que sacarlo a la calle a pasear varias veces al día y además hay que enseñarles el lugar donde deben hacer las necesidades, y ese lugar no es en casa.  Pero normalmente las personas quieren que el perro nazca aprendido y, desde el primer día, sepa donde debe dormir, cual es su lugar en la casa, donde debe hacer sus necesidades, etc.  Pero además no quiere complicaciones, y eso de levantarse antes por la mañana, sobre todo en invierno, para sacar al perro, venir de trabajar y tener que sacar el perro en lugar de sentarse cómodamente en el sofá, o llegar del colegio y tener que sacar el perro en lugar de jugar con la Play, son cosas muy molestas.

A todo esto se unió que, mi amigo Jack, lógicamente empezó a crecer con tan mala suerte que, la casa donde vivía no crecía a la vez.  Además hay que sumar a este cúmulo de desdichas que, si habla una persona a nadie le molesta, pero si el perro habla estorba.  Da igual que al que ladre sea conocido o no, molesta.

Todo esto generó que Jack, en las vacaciones de Semana Santa, fuese abandonado a su suerte cerca de una urbanización próxima a Madrid.  Aquí, unos niños se encapricharon con él y terminaron por adoptarlo y llevarlo a su casa.  Todavía parecía un cachorro de Pastor Alemán y seguía llamando la atención.  Pero aún en una urbanización, el perro sigue teniendo necesidades y además sigue necesitando de alguien que se responsabilice de él.

Iba creciendo, y casi todo iba bien, pero fue convirtiéndose en un perro nervioso, feo y que en lo único que se parecía a un Pastor Alemán era que tenía un bonito y tupido manto color negro-fuego.

La verdad que Jack no era un perro precisamente bonito, la cabeza en su conformación sería algo más parecido a un lobo-galgo que a un lobo.  Las orejas, de implantación alta en el cráneo, eran más grandes de lo debido y más parecidas a las alas de un DC-10 que a las orejas de un Pastor Alemán.  El rabo, en lugar de caído en forma de sable, era de implantación alta y levantado que parecía mas que llevaba la antena de la radio desplegada que no el rabo de un perro.

Esto hizo que el perro cada vez fuera más el "patito feo" de la casa que no la mascota deseada.  Fue cada vez más arrinconado como un cacharro indeseado y que había que esconder, esto lo convirtió en un perro todavía más nervioso y con graves problemas.  Lo peor de todo, fue que al no atenderlo, para llamar la atención, comenzó a realizar sus deposiciones en el primer sitio que encontraba, y se le empezó a corregir de tal manera que lo que se le provocó fue que terminase comiendo sus heces para no ser castigado por ello.

Como es lógico, este perro tenía todas las papeletas, no para ser abandonado que ya lo estaba, sino para abandonarlo completamente a su suerte por las carreteras españolas.  Y así fue, cuando llegaron las vacaciones de verano, y como le sucede a miles de perros todos los años, fue abandonado en la carretera de Burgos.  Por segunda vez en sus seis meses de vida, había sido abandonado por familias que, teóricamente, querían un perro como mascota de sus hijos.

Pero Jack, tuvo mucha más suerte que miles de perros, y otras mascotas, todos los años.  Alguien lo encontró, y en lugar de adoptarlo, lo llevo a la carretera de Mingorrubio, junto a El Pardo y lo dejó atado a la puerta de acceso de la Escuela de Perros Policías de la Guardia Civil.  Fue allí donde nos conocimos y donde me contó su historia.

Jack, durante los seis meses en los que fue adiestrado para la lucha contra la entrada ilegal de tabaco, terminó venciendo todos los problemas de comportamiento que tenía por los abandonos padecidos.  Posteriormente, y gracias a su extraordinario trabajo, fue reciclado a la lucha contra el tráfico de drogas donde, me consta que hizo una gran labor hasta el momento de su muerte.

Este gran perro, aunque feo, era un animal noble, agradecido, desinteresado, trabajador, con ganas de vivir y un gran luchador.  El me contó su historia para que se diese a conocer, y para que vosotros los niños y nosotros los mayores sepamos que un animal en casa lleva consigo una serie de compromisos que hay que asumir.  Que esto hay que saberlo antes de tenerlo y pensar que muchas veces es mejor tener una figurita de porcelana en casa, que no una mascota que pueda terminar abandonada a su suerte en las carreteras españolas.

Daos cuenta que todos los años son miles los perros que por diferentes motivos son abandonados a su suerte, ahorcados en los montes de España al terminar la temporada de caza, muchos atropellados por vehículos en nuestras carreteras y otros son victimas de los disparos de los cazadores para evitar los daños ocasionados al ganado para poder subsistir.

Este año, pensar bien lo que vais a pedir a los Reyes Magos, si queréis una mascota acordaros de la historia de Jack y pensar si seréis capaces de responsabilizaros y de comprometeros con ellos para no terminar abandonándolo.  Si después de pensarlo bien, decidís seguir pidiendo una mascota, adelante, si recibe el trato y el cariño debido, veréis como tenéis un amigo fiel con el que disfrutaréis de muchos juegos y además y por qué no, también aprenderéis muchas cosas.

Lupus Signatus

Memorias de Mirjam Viterbi Ben Orin en la Italia del nazifascismo


Revelaciones sobre la “operación papeles falsos” para salvar a judíos

ROMA, martes, 18 noviembre 2008 (ZENIT.org).- En su edición diaria del 17-18 de noviembre de 2008, el diario vaticano "L'Osservatore Romano' revela todo lo que hizo, de modo heroico, un obispo católico por una niña judía, quien firma sus memorias, y por su familia perseguida por las leyes raciales nazifascistas.

"Recuerdo la gran sencillez y la pureza de su mirada, algo cercanamente bueno e ingenuo que parecía liberarse, junto a una gran fuerza, de cada gesto, de cada palabra suya. En la sombra y en el silencio de las grandes estancias, la figura del obispo daba seguridad, como algo en lo que uno se podía apoyar".

El prelado del que se habla es monseñor Giuseppe Placido Nicolini y quien recuerda su figura, a más de sesenta años del encuentro, es Mirjam Viterbi Ben Horin. Era 1943 y ella una niña que, con sus padres y hermana, pudo librarse de la persecución nazifascista en Asís, gracias a la organización de socorro a los judíos puesta en pie precisamente por el obispo con la ayuda de dos sacerdotes en especial: don Aldo Brunacci y el padre Rufino Nicacci.

Los tres protagonistas del suceso han sido reconocidos como "Justos entre las Naciones" por el museo de la memoria judía de Jerusalén Yad Vashem. Pero este documento constituye una ulterior tesela para la reconstrucción de la verdad histórica de aquellos años trágicos.

Cada relato revela algo inédito -aunque sólo sea por el punto de vista del narrador- junto a la gratitud por aquella ayuda desinteresada, y no sin riesgos. Precisamente el reconocimiento ha impulsado a Mirjam Viterbi Ben Horin a hacer público su personalísimo recuerdo, filtrado por la mirada de una niña.

Mirjam Viterbi Ben Horin ha escrito en italiano el libro "Con los ojos de entonces" ("Con gli occhi di allora", Morcelliana, 2008), en el que narra su historia de niña judía que, tras las leyes raciales de 1938, fue obligada a dejar la casa de Padua y a refugiarse con la familia en Asís, entre 1943 y 1944.

Y allí descubrió la existencia de hombres y mujeres que no renunciaron a su propia humanidad, que no se sustrajeron al deber del bien, aún conscientes de que aquello hubiera podido costarles la vida.

"Escribir estas páginas --anota la autora-- es también la manera con la que hoy doy gracias a todos aquéllos que me hicieron sentir que la vida, incluso en los momentos más oscuros, puede ser bella, si alguien te está cercano, te tiende una mano o simplemente, incluso con su mismo silencio, está junto a ti: si alguien con su presencia rompe la concha de tu soledad y del miedo".

La figura central del relato es la del obispo, narrando como si fuera hoy el primer encuentro con la familia Viterbi. "Papá y mamá le explicaron quienes éramos --recuerda Mirjam-- y le entregaron los pocos objetos judíos que nos habían acompañado desde Padua y que, si eran descubiertos, habrían podido denunciar nuestra identidad.

"Monseñor Nicolini les acogió con atención y delicadeza, asegurando que les habría puesto personalmente en un lugar seguro. En efecto, como luego se supo, acostumbraba a esconderles él mismo en los subterráneos del palacio episcopal, usando el pico él mismo y tapiando después la entrada, mientras que don Aldo Brunacci le alumbraba con una candela".

Una vez puesto en seguridad, revela Mirjam, el siguiente objetivo era conseguir "papeles falsos", algo "esencial para nuestro futuro de lo que se habría ocupado más directamente don Aldo".

El problema principal para los judíos eran de hecho los documentos. Había que procurárselos falsos, y normalmente se usaban nombres de personas residentes en zonas de la Italia meridional, ya liberadas, donde era más difícil efectuar controles. A tal fin, por indicación del obispo, se pusieron en contacto con un impresor declaradamente comunista, Luigi Brizi, que aceptó, implicando incluso a su hijo Trento, a pesar de los riesgos de tal actividad.

Don Brunacci ha relatado muchas veces cómo nació la organización. El tercer jueves de septiembre de 1943, tras la acostumbrada reunión mensual del clero, que tenía lugar en el seminario diocesano, el obispo le llamó aparte junto a la capilla y, mostrándole una carta de la Secretaría de Estado, le dijo: "Tenemos que organizarnos para prestar ayuda a los perseguidos y sobre todo a los judíos, esta es la voluntad del Santo Padre Pío XII. Todo hay que hacerlo con la máxima reserva y prudencia. Nadie, ni siquiera entre los sacerdotes, debe saberlo".

Siguiendo sus directivas, el obispo trató de coordinar los esfuerzos y sobre todo de transmitir un ejemplo a los fieles. "No se trataba sólo --afirmó recientemente el secretario de Estado de Benedicto XVI, el cardenal Tarcisio Bertone-- de organizar burocráticamente la búsqueda de los dispersos y la asistencia a los presos".

De esta indicación general y de la directiva de monseñor Nicolini, nació en Asís el Comité de Asistencia a los Desalojados, un nombre tapadera para una actividad de alto riesgo. El convento de las clarisas de San Quirico se convirtió en el cuartel general de la organización. Aquí --como en las hospederías de las coletinas (de la familia religiosa inspirada en santa Clara de Asís), clarisas, estigmatinas (de la familia franciscana), religiosas capuchinas alemanas y benedictinas de San Apolinar--, los perseguidos eran albergados hasta que se lograra encontrar para ellos nuevos documentos de identidad, gracias a los cuales obtenían las tarjetas de racionamiento y podían vivir en un hotel o en casas privadas.

Bruno Angeli, otro judío fugado con la familia, "fue el primero que nos habló de una organización que ayudaba de modo extraordinario a todos los judíos llegados a Asís --relata Mirjam-- proporcionando incluso documentos de reconocimiento con generalidades falsas, es decir 'arias'".

"A todos los conventos, incluidos los de clausura, fue impartida la orden de abrir sus puertas a los perseguidos para albergarles. Y nuestra identidad religiosa era respetada hasta tal punto que pocos días antes, al final del ayuno de Kippur, las clarisas del Monasterio de San Quirico prepararon una gran mesa con flores, queriendo servir ellas mismas la comida que concluia la larga jornada de oración y penitencia".

El padre Vincenzo, del convento de San Damián, se les acercó y les dijo a la familia Viterbi: "Si tenéis un amigo judío, decidle que venga a nuestro convento y que se vista el hábito de los frailes". Los Viterbi ya sabían de lo que se trataba, pues era una directiva del padre guardián, Nicacci.

Pero Mirjam y sus familiares no se refugiaron en el convento, sino en casas privadas. Siempre preparados, sin embargo, a escapar inmediatamente.

"En aquel periodo --narra Mirjam-- controlaba cada vez más atentamente mi maletita, siempre preparada en un rincón, especialmente cuando por la tarde oía a un camión detenerse bajo casa, o el ruido de las botas contra el suelo. Sabía qué había sucedido a otros y lo que nos podía suceder. No me sentía culpable de estar viva; no; pero... ¿hasta cuándo? Con aquellas valijas alineadas, yo creo que empecé a comprender entonces, quizá sin darme cuenta plenamente, que en la vida hay que estar siempre dispuestos a partir. No se sabe hacia dónde. No se sabe por qué".

Pero las cosas en un cierto momento parecieron precipitarse. Los nazifascistas intensificaron los controles.

Y una vez más en los recuerdos de la niña emerge la figura de monseñor Nicolini: "Mi padre fue a pedir consejo al obispo y a pedirle si, en caso de extrema necesidad, podría acogernos en el obispado, que ya era refugio de un increíble número de desalojados y perseguidos. Monseñor Nicolini sonrió, con aquella expresión bondadosa suya: ‘Sólo quedan libres mi dormitorio y el estudio --dijo con espontaneidad--, pero puedo muy bien arreglarme con el estudio, y el dormitorio os lo dejo a vosotros'. Papá, ante ofrecimiento tan generoso no se sintió capaz de aceptar, obviamente".

La actividad de ayuda a los judíos no pasó del todo desapercibida. Don Brunacci fue arrestado por la policía fascista, que lo esperó bajo casa. Fue llevado a Perugia, por el prefecto Rocchi y liberado unos diez días después, a condición de que abandonara Asís y se fuera a la Ciudad del Vaticano. Aquella noticia creó inquietud entre los judíos refugiados en la ciudad, pero afortunadamente no sucedió nada. Hasta que llegaron los libertadores, en la mañana del 17 de junio de 1944.

Más de trescientos judíos se salvaron de la deportación gracias al obispo, a los dos sacerdotes y a las personas que apoyaban de diversos modos a la organización.

Acabada la guerra, Mirjam y su familia intentaron volver a Padua. "Nuestra casa había sido incendiada --recuerda-- y a mi padre no le quedó otra posibilidad que deshacerse de ella, con un agudo sentimiento de laceración. Fue reintegrado en la Universidad y en la Academia Paduana, pero no tuvo fuerzas para volver a vivir en Padua, aún quedando afectivamente muy ligado a ella. Reanudó su enseñanza en la Universidad de Perugia. Con la incertidumbre de no saber dónde establecernos, permanecimos en Asís durante siete años. En 1950 nos transferimos a Roma".

Fue precisamente el padre de Mirjam, Emilio Viterbi, quien expresó públicamente --como reportan otros documentos-- la gratitud de los salvados: "Nosotros los judíos refugiados en Asís no nos olvidaremos nunca de lo que se hizo por nuestra salvación. Porque en una persecución que aniquiló a seis millones de judíos, en Asís no fue tocado ninguno".

En la ciudad de san Francisco --escribe Mirjam Viterbi Ben Horin--, "el ‘Pax et Bonum' se convirtió para mí pronto en el saludo más espontáneo, no sabía que era precisamente como decir ‘shalom' en judío". De este modo, confiesa, "se realizó un milagro de amor".

Un milagro que tenía los rostros de monseñor Nicolini y de sus sacerdotes colaboradores. Rostros que los ojos de aquella niña no han olvidado.

Traducido del italiano por Nieves San Martín

Monday, November 17, 2008

Un joven, que descubre a Jesucristo

17.11.2008.

 


Por: Elena Baeza

Nicolás Fernández, un joven neoyorkino, de 25 años, que aunque nacido en Staten Island, es hijo de padre español y madre irlandesa, reunía todas las cualidades de un buen policía, cambia el uniforme por la sotana.

0 comentarios


Nicolás Fernández, un joven neoyorkino, de 25 años, que aunque nacido en Staten Island, es hijo de padre español y madre irlandesa y, -que según sus compañeros- reunía todas las cualidades de un buen policía, cambia el uniforme por la sotana.

Ha decidido iniciar sus estudios en el seminario Saint Joseph de Yokers, después de llevar dos años sirviendo como un buen profesional, en la que tenía una prometedora carrera en este cuerpo.
Dice el joven seminarista que cuando era policía, la gente acudía a él a presentarle sus problemas por el uniforme que tenía puesto. "Ahora, lo harán porque tendré una sotana de sacerdote". "En mis labores cotidianas he descubierto que necesito armas muy distintas para aliviar las almas turbulentas".

"Para los miles de asesinatos, suicidios, homicidios y situaciones nacionales en las que los niños están siendo abandonados o víctimas de maltratos en sus hogares a causa de las drogas, nunca tuve solución como policía, necesito un cambio interior, un cambio en el corazón y para eso, es necesario ser sacerdote".

"En las enseñanzas de Juan Pablo II y la visita de Benedicto XVI a Nueva York, ha sido el motivo final, por el que he cambiado mi carrera".

Cuando la mayoría de las encuestas reflejan que existe una juventud volcada en la comodidad y el pasotismo, siempre hay otra juventud que sabe comprometerse con los problemas de la sociedad y ponen a Jesucristo en el centro de sus vidas porque han descubierto que es lo más importante para ellos y para hacer el bien a los demás

Friday, November 14, 2008

Perfiles de conversos por la vida: Stojan Adasevic


Otro "Rey del aborto" convertido en defensor de la vida: La historia de Stojan Adasevic


MADRID, 13 Nov. 08 (ACI).-El diario La Razón de España dio a conocer el caso de un nuevo "rey del aborto" convertido: Stojan Adasevic, quien llegara a realizar 48 mil abortos en total y hasta 35 en un solo día, es actualmente el principal líder pro-vida de Serbia, pero durante 26 años fue el ginecólogo abortista más prestigioso de la Belgrado comunista.

El periódico español señala que "los libros de medicina del régimen comunista decían que abortar era, simplemente, extirpar un trozo de tejido. Los ultrasonidos que permitían ver al feto llegaron en los años 80, pero no cambiaron su opinión. Sin embargo, empezó a tener pesadillas".

Al relatar su proceso de conversión, explica el diario, Adasevic "soñaba con un hermoso campo, lleno de niños y jóvenes que jugaban y reían, de cuatro a 24 años, pero que huían aterrados de él. Un hombre vestido con un hábito blanco y negro lo miraba intensamente, en silencio. El sueño se repetía cada noche y despertaba con sudores fríos. Una noche preguntó al hombre de negro y blanco por su nombre. 'Me llamo Tomás de Aquino', respondió el hombre del sueño. Adasevic, formado en la escuela comunista, nunca había oído hablar del genial santo dominico, no reconoció el nombre".

"'¿Por qué no me preguntas quiénes son estos niños? Son los que mataste con tus abortos', le dijo Tomás. Adasevic despertó, impresionado, y decidió no practicar más intervenciones", prosigue.

"Ese mismo día vino a su hospital un primo con su novia, embarazada de cuatro meses, para hacerse su noveno aborto, algo bastante frecuente en los países del bloque soviético. El doctor accedió. En vez de sacar el feto miembro a miembro, decidió machacarlo y sacarlo como una masa. Sin embargo, el corazón del bebé salió aún latiendo. Adasevic se dio cuenta entonces de que había matado a un ser humano".

Tras ese macabro episodio, Adasevic "informó al hospital de que no haría más abortos. Nunca en la Yugoslavia comunista un médico se había negado. Redujeron su salario a la mitad, echaron a su hija del trabajo, no dejaron entrar a su hijo en la universidad".

Tras dos años de presiones y a punto de rendirse, volvió a soñar con Santo Tomás: "'eres mi buen amigo, persevera', dijo el hombre de blanco y negro. Adasevic se comprometió con los grupos pro-vida. Dos veces consiguió que la televisión yugoslava emitiera la película de ultrasonidos 'El grito silencioso', de otro famoso ex-abortista, el doctor Bernard Nathanson".

Actualmente el doctor Adasevic ha publicado su testimonio en revistas y diarios de Europa del Este, como la rusa Liubitie Drug Druga. Ha vuelto al cristianismo ortodoxo de su infancia y también ha aprendido cosas sobre Santo Tomás de Aquino.

"Tomás, influido por Aristóteles, escribió que la vida humana empezaba 40 días después de la fertilización", escribe Adasevic en Liubitie Drug Druga. La Razón comenta que "el doctor sugiere que quizá el Santo buscaba compensar ese error. Adasevic, 'el Nathanson serbio', prosigue hoy su lucha por la vida de los más pequeños".

En Uruguay pudo la vida


El presidende te Uruguay, Tabaré Vásquez, frenó la ley del aborto. Un homenaje al valor y a la conciencia. Tengo entendido que no es creyente, pero es humano. Tengo entendido que es médico, no verdugo. Ha podido la cordura "por ahora"... mientras tantos progresistas "como él" han perdido el norte y han dejado de ser progresistas para dar culto a la muerte.

Toda civilización primitiva aplacaba a los "demonios", a los "dioses" con sacrificios humanos. Hoy aplacamos también a los "demonios" con ese progreso de "decidir sobre la vida ajena"... pero Tabaré Vásquez no ha obrado así y merece una mención en el río de la vida.

MONTEVIDEO, 13 Nov. 08 / 06:52 pm (ACI).- El Presidente de Uruguay, Tabaré Vásquez, firmó hoy el veto a la controvertida ley de salud sexual y reproductiva que despenalizaba el aborto y que había sido aprobada recientemente en la Cámara de Diputados por 49 votos contra 48.

Asimismo, como lo había anunciado en días pasados, la Ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz, y el Ministro del Interior Hector Lescano también firmaron el veto, apoyando la decisión del mandatario.

Según informa el diario El Observador, el veto se aplica a los capítulos II, III y IV. Con esto la ley ha sido rechazada por el mandatario casi en su totalidad dejando solo el capitulo I referido a la salud sexual y reproductiva.

El artículo 8, del capítulo II, decía lo siguiente: "en el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos que reconoce y protege la presente ley, toda mujer puede decidir la interrupción de su embarazo durante las primeras doce semanas de gravidez".

Según el artículo 9, la interrupción voluntaria del embarazo se efectuaría si la mujer alega ante su médico circunstancias tales como "penuria económica, sociales, familiares", situaciones que en la práctica sirven como excusas para realizar abortos por cualquier circunstancia. El proyecto de Ley solo indicaba que la mujer debía firmar un consentimiento previo informado.

En opinión de Carlos Polo, Presidente del Population Research Institute para América Latina "el dato saltante es que el mandatario uruguayo tenía 10 días para presentar sus observaciones a la ley, pero no pasaron ni dos para que emitiera el veto prometido hace meses a los sectores pro vida, y a pesar del apoyo al proyecto de ley al interior de su propio partido, lo cual habla de su decisión a favor de la vida en este tópico".

Asimismo, Polo precisó que "si bien la ley ha sido vetada, los legisladores podrían revertir el veto convocando a una Asamblea General y aprobando la medida con por lo menos los 3/5 de los votos presentes. Sin embargo, es de conocimiento público que en el Legislativo no existen esa cantidad de votos a favor del aborto".